in , , ,

Lázaro Vargas no venderá más pan con lechón. No tiene carné de la ONAT

El ex pelotero de Industriales dijo que gestiona el permiso en Brickell, porque en Homestead «la cosa está mala»

lazaro-vargas-pan-lechon

El ex tercera base del equipo de los Industriales, esa leyenda deportiva de la isla que responde al nombre de Lázaro Vargas; el hombre que dio el hit de oro en Parma 1988, y que con él vencimos a los peloteros norteamericanos yanquis e imperialistas comandados por el manco Jim Abbott, dijo que no podrá vender más pan con lechón en Homestead porque «no tiene el carné de la ONAT».

Vargas se puso en contacto con nuestra agencia y dijo que, en días pasados, recibió la visita de un inspector y que este, en inglés, le dijo que tenía que cerrar el timbiriche.

Vargas dijo que él no habla inglés, pero que entre un chapurreao por aquí, y un chapurreao por allá, entendió que era algo de «los permisos».

«Eso es que me falta el carné de la ONAT,» explicó a DDR.

Vargas agregó que consultó lo sucedido con su gran amigo Orlando «El Duque» Hernández, el mismo que lo recibió por todo lo alto y acompañó durante su visita a Miami en el año 2003, y que este le dijo que tenía dos opciones: o gestionar el permiso en Cuba, o irse a otra parte de la ciudad.

«Me voy para Brickell dijo Vargas. Es una lástima porque aquí en Homestead las rentas son más baratas, y la carne de puerco está a 28 pesos la libra (un dólar y algo), pero hay que trabajar,» expresó el ex industrialista y afirmó:

«Es mejor pan con lechón aquí que avestruz en Cuba».

«Aquí hay que guayarla, hay que pagar billes. Esto es un trabajo honrado como cualquier otro. Lo que no haré nunca es robar e inventar. Lo que no me puede pasar es como a Centurión,» continuó diciendo Vargas y dijo que este lo había llamado desde la cárcel TGK para aplaudirlo y felicitarlo por hacer las cosas de la manera correcta, de esas que él no pudo hacer.

Vargas dijo que ya habrá tiempo para el retiro cuando su hijo llegue a las Grandes Ligas, y dijo que por su Food Truck han pasado ya muchos peloteros a comprarle su pan con lechón.

«Muchos se comieron tremendo cable allá en Cuba, como mi amigo Agustín Marquetti. Y aquí vinieron, estuvieron conversando. Marquetti no me dejó propina, pero bueno… pasamos un buen rato,» terminó diciendo el gran pelotero.

Siro Cuartel

Written by Siro Cuartel

Siro Cuartel

Periodista graduado en la FCOM en la Habana y con varios doctorados en USA e Inglaterra. Ha ofrecido conferencias en más de 80 paises acerca de la importancia del humor en el periodismo diario. 45 años de edad, en estos momentos tras su más último divorcio se encuentra viviendo en unos trailers que quedan por Allapatah, en el NW de Miami. Cualquier donación es bien recibida.

Radio Reloj se disculpa por pifia cometida con la letra Ñ

Raúl Torres, machista y misógino

Raúl Torres: «Candil de Nieve se llamará a partir de ahora Pingón de Nieve»