in

Encuentran documento «inédito» en computadora de Presidencia de la UPEC, en Cuba

Hasta el momento se desconoce en qué computadora, pero se investiga, porque involucra a García Frías y eso es trending

Documento inédito en la UPEC

Un colaborador anónimo de la agencia DDR que poseemos en la Presidencia de la UPEC nacional, aseguró hace unos minutos que se encontró en una computadora de un «alto directivo» de la organización, un documento que al parecer estaría «en proceso de ser elaborado y que no ha sido terminado, pero que se escribirá seguramente», para decirlo con palabras de «la fuente».

El colaborador dijo que se sentó unos segundos en una PC que tenia el Word abierto, y que por «joder» dio CTRL+V, cuando de pronto apareció un texto larguísimo que apenas empezó a leer se dio cuenta de su trascendental importancia y lo envió vía e-mail a nuestra redacción.

El documento está inconcluso. Parece ser un memo o un informe para «alguien», y para no alargar mucho la espera a nuestros lectores lo transcribimos íntegramente según nos fue enviado.

«Las disertaciones del Comandante Guillermo García sobre el papel que desempeñarían la jutía y el avestruz en la nueva dieta del cubano, incluso en su sobrevivencia , me obligaron a buscar más información para los incrédulos que, desde el exterior, siempre piensan que todo es falso y que se trata de una campaña más, como la del Chocolatín o la del claria, que en algún momento iban a alimentar a todos los cubanos.

«Busqué en todas las guías telefónicas el número de García y aunque hay cientos con ese nombre, ninguno es el del veterano comandante. Tampoco nadie respondió cuando llamé a Flora y Fauna, de la cual es director, y solo cuando, por casualidad, comuniqué con la Finca Alcona, una mujer de voz muy agradable me dijo que “Guillermo está ahora en las peleas de gallos y cuando está ahí no se le puede molestar”.

Le pedí entonces que me agendara un encuentro con él para hablar de las jutías y los avestruces, el tema del día en las redes sociales y me prometió que me llamaría en cuanto el comandante pudiera recibirme.

A las 5.15 minutos sonó el teléfono y era la secretaria de Alcona, o la de Guillermo en la finca Alcona. Me dijo que debería estar a las siete en el lugar y cuando le dije que no tenía transporte para llegar a esa hora al sitio, me pidió la dirección para que un taxi me recogiera a las 6.15, “porque el comandante es siempre muy puntual”

Y a continuación transcribe la entrevista – al parecer – sostenida entre García Frías y este «alto funcionario».

-¡Entra! –dijo una voz detrás de una puerta de caoba, con dos gallos finos tallados, uno de ellos con sus alas abiertas, como festejando el triunfo en una lid en la que ganó la vida, porque su rival estaba bocarriba, casi a punto de expirar.

-Tome asiento.- me dijo la misma voz una vez que entré y me preguntó si quería café, té o alguna cosa más. Y al ver mi incredulidad, me dijo que el “algo más puede ser una cerveza, por ejemplo”. Entonces pensé en una Cristal, de esas que están perdidas en bares y mercados.

-Una Cristal, por favor. Y si está muy fría mejor.

La cerveza demoró apenas unos segundos, suficientes para ver cómo de la oficina contigua salían dos mulatos, vestidos de vaqueros y con sombreros grandes en las manos. Saludaron y siguieron su camino y, entonces, el hombre de la cerveza me pidió que pasara, no sin advertirme que “Guillermo está feliz porque todos los gallos que peleó hoy ganaron”

-¿Te gustan los gallos? –me preguntó al verme entrar.

-No. Prefiero el pollo, y si es frito o asado mejor. –Le dije y fingí una sonrisa, pero no le cayó muy bien, porque al momento me pidió ir al grano.

-A ver, cuál es el motivo por el que está acá. Ya sé que mis declaraciones al programa de Randy le han dado la vuelta al mundo, con una aceptación muy alta y mucha consideración hacia mi persona, pero no es responsabilidad mía, sino de los programas de la revolución, preocupada siempre por la población, para que no falte en la mesa de cada cubano un pedazo de carne.

-¿Usted ha comido avestruz alguna vez?

-Nunca, pero dicen que es buena. Por suerte, acá en mi finca, en esta, hay crías de pollos, pavos, mucho ganado, cerdos, ovejos. Y cuando quiero algo del mar lo mando a buscar a donde sea…

-¿Y cómo quiere usted que la gente coma avestruz?

-Yo no he dicho que la coman. Solo dije lo que produce, cuatro toneladas de carne al año por cada ave madre. Y si no quieren así, que se coman los huevos, que dan unas tortillas tremendas. Mis trabajadores en la granja de Pilón, allá por donde nací y hace tiempo que no voy, se comen un huevo en revoltillo todos los días.

-¿Y con qué cree usted que se alimentarán los avestruces, si no hay pienso ni para las gallinas ponedoras?

-Con hierba. ¿Qué crees que comen en Africa, en México…? Pero tú viniste a cuestionar mi programa o a que yo te hable de sus bondades. A mi nunca nadie me cuestiona. Ni Fidel lo hacía, incluso cuando le dije a principios de los años 60, que era hora de prohibir la matanza de vacas, porque nos íbamos a quedar sin ganado para nuestras propias familias.

-¿Usted fue el culpable, entonces, de que haya tanta gente presa por lo del ganado?

-NO. Yo solo di la idea, hice la sugerencia. El culpable fue el que se apropiaba de todas las ideas y de todos los proyectos, y luego la gente lo aplaudía. Y eso me daba envidia. Porque él era mejor en todo, hasta en eso de ligar mujeres, porque en mi nunca se fijaba ninguna. Y te voy a contar una historia:

Una vez fuimos a cortar caña por algún lugar de Caimito y una mulata de lo más simpática se encarnó en mi, pero solo había tres mujeres allí y la mulata era la mejor. Entonces él le tiró el ojo, como se dice en los campos, y enseguida estaba coqueteando con ella y me la levantó. Y me jodió aquello, porque él tenía todas las que quería. Pero, a ver, qué me decías de las jutías…

-¿Qué sí usted come jutías?

-¿Qué? Estás loco. Eso parece un ratón…

-Y cómo sabe lo de que son ricas en proteínas?

-Por mis perros. Todos los días se comen dos o tres jutías y tienen una salud de hierro. Bueno, no solo comen jutías, también venados, cerdos y alguna res que les matamos de vez en cuando porque, para que cuiden la finca, hay que alimentarlos.

-¿Entonces lo de la jutía y el avestruz es una falsa?

-¿Falsa? No, ya verás cómo, en unos meses, la gente comerá ambas cosas, porque no hay más nada. ¿NO has visto los videos en las redes sociales de la gente fajadas por unos pedazos de pollo? La cosa está mala. Ustedes los periodistas no se dan cuenta porque ganan buen salario, pero para el cubano de a pie está mala. No sé qué pensará Raúl, pero ya es hora de arreglar esto de una vez.

-¿Arreglar?

-Sí. Coger y largarse para Italia con el yerno y dejar que esto cambie…

y ahí terminó abruptamente el memo, documento, o informe.

seguiremos investigando.

Siro Cuartel

Written by Siro Cuartel

Siro Cuartel

Periodista graduado en la FCOM en la Habana y con varios doctorados en USA e Inglaterra. Ha ofrecido conferencias en más de 80 paises acerca de la importancia del humor en el periodismo diario. 45 años de edad, en estos momentos tras su más último divorcio se encuentra viviendo en unos trailers que quedan por Allapatah, en el NW de Miami. Cualquier donación es bien recibida.

Luis Alberto García

Cibercuba establece «Guardia Operativa» en espera de que Luis Alberto «tire algo»

Avestruz

Se tipifica el delito de «Sacrificio de ave mayor» en Cuba