, , ,

Eusebio Leal: “Este es, alteza, el primer mojón canino monárquico en la Historia de Cuba”

Así le dijo Leal al Príncipe Carlos luego de que el firulais británico evacuara sus necesidades en La Habana Vieja

firulais habana

Numerosas personas fueron testigos presenciales esta tarde del momento en que Firulais, el perro real de Carlos y Camila, evacuó sus necesidades en plena calle La Habana Vieja; en lo que a decir del historiador de La Habana, Eusebio Leal, fue “un momento histórico“.

De acuerdo con testigos, toda la comitiva quedó en una pieza cuando el can se adelantó al grupo, se reclinó sobre sus partes traseras y dejó caer un mojoncito color marrón, no muy sólido pero tampoco blandito que de inmediato provocó risas y hasta sonrojos, por cuanto un gesto tan osbceno no se hubiese esperado de una mascota real.

“Este es, alteza, el primer mojón canino monárquico en la Historia de Cuba“, expresó Leal a un asombrado Carlos, instantes después de que Firulais hiciera de las suyas sin mucho recato. Eusebio logró calmar así la vergüenza que tenía el Príncipe reflejada en su rostro.

Oh, I am sorry,” dijo Carlos y le chifló al perro que, inglés al fin, elevó el cuello y siguió delante de la comitiva con toda la flema que lo caracteriza, no sin antes “raspar” sus patas traseras contra las piedras del suelo.

Eusebio le precisó después a Carlos, que Christopher Monck, el Duque de Albemarle, durante el tiempo que vivió en La Habana lo que tuvo fueron palomas, y que no eran propias, sino habaneras, por lo que le pidió permiso a Carlos para que un asistente suyo recogiera la caca de Firulais del suelo, para ser conservada y que luego forme parte también, de una exposición relacionada con la visita de este y Camila a Cuba.

Según dijo a DDR el agente de seguridad al que por poco el perro caga en los zapatos – ver foto – el Firulais también habría comido churros; muy probablemente los que no se comiera Camila, reacia ella al arte culinario cubano.

Camila se disculpó por el gesto del can, a lo que Leal respondió que no le prestara mucha atención, por cuanto eran animales y ese era su instinto.

 

 

Written by Siro Cuartel

Siro Cuartel

Siro Cuartel

Periodista graduado en la FCOM en la Habana y con varios doctorados en USA e Inglaterra. Ha ofrecido conferencias en más de 80 paises acerca de la importancia del humor en el periodismo diario. 45 años de edad, en estos momentos tras su más último divorcio se encuentra viviendo en unos trailers que quedan por Allapatah, en el NW de Miami. Cualquier donación es bien recibida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Principe Carlos come churros

“Fueron unos churros lo que nos descojonó el estómago”, aseguró el príncipe Carlos

Caravana llega a Los Amarillos

Caravana de Inmigrantes cubanos llega a Punto de los Amarillos