in , ,

Edmundo García viaja a Miami a comprarle pan a Ramón, René, Gerardo, Tony y Fernando

Edmundo García viajó ida y vuelta a la ciudad de Miami para comprar pan en sus distintas variedades a Ramón, René, Gerardo, Tony y Fernando quienes agradecidos le expresaron que desde la época en la cual vivieron en las crueles mazmorras del imperio, no veían tanto pan y tan sabroso.

Fue tanto el pan que trajo Edmundo que hasta pudo organizar un taller en el cual les explicó a los Cinco, cómo es que se hacía cada cual, con qué ingredientes, a que temperatura de cocción, propiedades nutritivas, aunque aclaró que ese pan por razones objetivas – entiéndase bloqueo o embargo – no podía hacerse en la isla.

Edmundo aclaró que a pesar de todo, lo importante era «la masa» y recordó momentos en que vivió «amasado» con las manos en «la masa» – en Miami – hasta que llegó el acuerdo entre los gobiernos de Cuba y EE.UU. para establecer viajes regulares a la isla, y se le acabó – literalmente – «el pan de piquito».

Tony le dijo a Edmundo que los panes se veían exquisitos y aprovechó para coger uno en su mano, momento en el que Edmundo le metió un manotazo y le dijo: «se ve, pero no se toca«, aunque después le dio pena y le dijo que sí, que lo mordiera y que le disculpara por el exabrupto.

Según contó una fuente a DDR, Edmundo se sorprendió mucho ver a Fernando con otra mujer – a la cual, por cierto, le gusta el palitroque – y expresó su dolor porque la anterior – dijo – «se jamó tremendo cable«. Fernando le explicó que la relación es una relación que comienza, que incluso cuando se retratan juntos la pone detrás, como para que la gente no la note, y que por eso no la había traido al Taller, pero que ella, precavida, le había echado una jabita de nylon en el bolsillo.

Luego de la actividad los Cinco con Edmundo dieron vivas a Fidel y expresaron loas a la Revolución a la vez que reafirmaron la más profunda convicción de que bajo la égida de Díaz-Canel pronto aparecerá el pan para todos – aunque no igual a ese – en la isla.

 

Avatar

Written by Siro Cuartel

Siro Cuartel

Periodista graduado en la FCOM en la Habana y con varios doctorados en USA e Inglaterra. Ha ofrecido conferencias en más de 80 paises acerca de la importancia del humor en el periodismo diario. 45 años de edad, en estos momentos tras su más último divorcio se encuentra viviendo en unos trailers que quedan por Allapatah, en el NW de Miami. Cualquier donación es bien recibida.

Otaola promete cena y noche «íntima» a quien le diga el paradero de Serrano

Consejo Supremo de Djs Timberos da a conocer “ La Lista del Año”