, ,

Arturo López-Levy pide a Díaz-Canel que amarre cortico a Iroel Sánchez

Tras el estrechón de manos Arturo le pidió además al presidente cubano un cigarrito Hollywood mentolado

Díaz-Canel y López-Levy se saludan en Nueva York

“Arturo López Levy acudió a la recepción ofrecida por el presidente cubano Miguel Mario Díaz-Canel con una misión bien establecida y lo logró,” dijo esta mañana a DDR el Dr. Julio V. Ruiz un testigo de primera mano de lo acontecido en Nueva York y además, fotógrafo.

Según Julio, quien recientemente fue entrevistado en Miami por miembros del Buró Federal de Investigaciones dadas sus demostradas simpatías por el restablecimiento pleno de las relaciones entre los EE.UU y Cuba, Arturo acudió “dressed like ten spirits” como suele hacer y fue de los últimos en retratarse con el presidente cubano.

“Él quería ser de los primeros en saludar, pero cuando vio a Hugo Cancio le cedió el derecho; nadie está más en mala con Díaz-Canel que Hugo; bueno, estaban,” explicó Julio.

El galeno dijo a DDR que Arturo conversó animadamente con Díaz-Canel, minutos en los cuales les recordó la vez que se conocieron en un concierto de Zeus, en su época de rockeros.

El politólogo y profesor universitario le pidió a Díaz-Canel que no viajase tanto por provincias a constatar la puesta en marcha de nada, porque – le aseguró – “lo que están haciendo, Presidente, es mover las cosas de un lado para otro, para que Usted vea abundancia, avisándole cuando van a inaugurar algo, para que Usted crea que todo marcha a pedir de boca“, dijo.

En ese punto – según Julio – Díaz-Canel halagó a Arturo por sus profundos conocimientos sobre la realidad cubana y le pidió un consejo.

Arturo le dijo a Díaz-Canel que la verdadera batalla se estaba celebrando en las redes sociales, donde un grupito de supuestos revolucionarios, se estaban dedicando a difamar y a dividir las fuerzas más progresistas“, explicó el doctor, ante lo que Díaz-Canel le ripostó diciendo que pronto ya tendría Twitter.

Arturo, sin embargo, continuó diciendo:

Muchos de esos difamados estamos aquí hoy, rodilla en tierra, y sin rencillas, para pedir una patria mejor y unida, Presidente, pero Usted tiene que amarrar a lo cortico a Iroel Sánchez. La cosa se le está yendo de las manos. Fula, muy fula, el discurso que usted leyó de Lagarde” expresó Arturo.

En ese instante Díaz-Canel lo interrumpió y dijo que ese discurso se lo dieron a él, y que él lo leyó, sin saber de quién era, y sin haberlo leído antes, por lo que pidió disculpas. Luego, al mencionar a Iroel echó una carcajada y dijo que “todo estaba bajo control”.

Díaz-Canel dijo que “ellos solo le están dando cordel a Iroel Sánchez para que se entretenga” y que él estaba consciente que “solo los emigrados cubanos pueden hacer renacer la patria próspera, al igual que los judios hicieron renacer a Israel“, pero que había que darle tiempo al tiempo y esperar que las aguas tomaran su nivel.

“Al finalizar la conversación – dijo Julio -, Arturo le pidió un cigarrito Hollywood mentolado a Díaz-Canel, lo cual le extrañó mucho a los presentes. Díaz-Canel dijo que la que fumaba eso era su esposa, Liz Cuesta, pero que en esos instantes ella se encontraba en el Manhattan Mall comprando unas carteras en la tienda de los chinos.

Written by Siro Cuartel

Siro Cuartel

Siro Cuartel

Periodista graduado en la FCOM en la Habana y con varios doctorados en USA e Inglaterra. Ha ofrecido conferencias en más de 80 paises acerca de la importancia del humor en el periodismo diario. 45 años de edad, en estos momentos tras su más último divorcio se encuentra viviendo en unos trailers que quedan por Allapatah, en el NW de Miami. Cualquier donación es bien recibida.

Hugo Cancio hace las paces con Díaz-Canel

Luisa Taco Bell conoce a Bruno Rodríguez Parrilla

Bruno Rodríguez conoce a Luisa “Taco Bell” y dice le enseñará inglés