,

Karla M. Pérez González cumple 20 años y dice extraña el comedor de la UCLV

“Ahora mismo me haría falta bajar un par de libritas; ¿qué estarán comiendo allá?”, se preguntó

KARLA PEREZ GONZALEZ

Karla María Pérez González, la joven cubana que fue expulsada de la Universidad Central de Las Villas “Marta Abreu” por pertenecer al movimiento político opositor Somos+ dijo “extrañar el comedor de ese recinto universitario, y se preguntó incluso, “¿qué estarían comiendo sus ex compañeros de estudios universitarios?”.

“Bueno, imagino lo que están comiendo. Mucho arroz blanco con Revolución,” dijo y de paso sonrió algo picarona a las cámaras de DDR.

Karla María fue expulsada al finalizar el primer semestre del curso escolar 2017 acusada de pensar diferente y de intentar convencer al resto de sus compañeros de la Universidad a pensar por sí mismos, un delito previsto y sancionado en el código estudiantil universitario cubano. Tras su expulsión, numerosas manos amigas solidarias se levantaron a favor suyo y en menos de lo que canta un gallo la joven fue admitida en la Universidad de San José, Costa Rica, para que culminara los estudios de periodismo.

Ahora, un año y medio después “de todo lo sucedido” dice que extraña mucho a su familia, y que piensa mucho en todos aquellos que levantaron su brazo para ser expulsada

“Pienso mucho en ellos. Sobre todo cuando abro la nevera de la casa donde vivo, o cuando voy a una cafetería, por ahí. También cuando escribo una nota periodística para el diario El Mundo, donde trabajo. Escribo lo que quiero, digo lo que quiero, y la velocidad de la Internet es una maravilla,” expresó.

Y precisó más adelante:

Vivo en un país libre, cual solamente puede ser libre“.

Karla dijo que desde hace ya un año y medio no sabe lo que es el café con chícharos, ni montarse en una guagua atestada de gente. Dice que hace un mes se le rompieron unas alpargatas y se compró otras al otro día; que sus dientes han blanqueado con Optic White, que ni siquiera se acuerda a qué sabe la cerveza de pipa; que a veces se duerme cambiando de canales en el televisor de la sala, que no le falta el agua caliente y fría, y que cuando lee la prensa los dedos no se le tiñen.

“Además – dijo – no uso el periódico en el baño”.

María Karla dijo que extraña también Cienfuegos, y sobre todo ir a casas que no conocía, porque era fácil localizarlas.

“Aquí las direcciones son un mogollón. No es como en Cienfuegos, que las calles están enumeradas. Aquí esto es “casa verde que está a 25 metros de la ceiba que está enfrente de la cafetería de Manolo“, pero así y todo es lindo, porque sales a la calle y ves la gente sonriente. Es diferente, muy diferente,” explicó.

Sin embargo, como todo no puede ser felicidad en esta vida, dijo que ahora mismo le convendría bajar unas libritas por lo que estaría en disposición de hacer un intercambio estudiantil – un par de meses, precisa – con alguno de los que se pronunciaron a favor de su expulsión.

“Lo malo es que quien venga y pruebe todo esto, no quiera regresar y luego me quede yo allá, embarcada”, expresó finalmente.

 

Written by Siro Cuartel

Siro Cuartel

Siro Cuartel

Periodista graduado en la FCOM en la Habana y con varios doctorados en USA e Inglaterra. Ha ofrecido conferencias en más de 80 paises acerca de la importancia del humor en el periodismo diario. 45 años de edad, en estos momentos tras su más último divorcio se encuentra viviendo en unos trailers que quedan por Allapatah, en el NW de Miami. Cualquier donación es bien recibida.

Cinco años de privación de libertad para cubano que confundió tabloide del Anteproyecto de la Nueva Constitución con el periódico Granma

Detergente Omo y INDER

Suchel Lever y el INDER patrocinarán Facebook Live “políticos” en el Sur de la Florida