,

Pelayo Terry Cuervo: “Siro, bien que lo dice el refrán: cría cuervos y te sacarán los ojos”

Defenestrado el director de Granma

Eran las tres de la mañana cuando mi teléfono comenzó a sonar desesperadamente. Al principio creí que era una alarma que se me había olvidado eliminar, y “la apagué” de manera instintiva, pero cuando comenzó a sonar por 2da y 3ra vez me di cuenta que era otra cosa: alguien me llamaba con insistencia inaudita.

“Oigo,” dije y del otro lado de la línea una voz angustiada y llorosa me contestó.

“Siro, soy yo: Pelayo, ven, que me pelaron al moñito,” y rompió en llantos

Treinta minutos después, nos encontrábamos frente a la farmacia que se encuentra a una cuadra de la revista Bohemia, justo frente policlínico de Plaza, para conversar sobre lo sucedido.

Pelayo Terry: “Coño, Siro, mi hermano… ¡Yo sabía que tú no podías fallarme!

Siro Cuartel: Te lo dije Pelayo, te lo dije…

PT: Disculpa la emoción, la hora en que te llamé, me siento apenado, pero quería darte la primicia, y ver si puedes ayudarme.

SC: ¿Ahora? Es un poco tarde…

PT: Sí, son las 3 y 40am. Espérate, déjame preguntar el último.

SC: Mejor pregunta si hay lo que viniste a comprar. ¿Qué te pasa? ¿Qué te duele? En casa tengo duralgina.

PT: No, yo estoy bien. ¡No sabes la presión que me he quitado de encima! Pero mi mujer, la pobre… se siente que vaya, para qué contarte. Se ha tomado ya dos tabletas de clordiazepóxido.

SC: Coño, la pobre… dile que le mando mis afectos, mi saludo, y mi pésame.

PT: Si fuera solo ella. Aquí cerquita, en el diario, la cosa está mala, Siro, muy mala. La gente llora porque me he ido. Bueno, todos lloran menos Oscarito, que está contento. Ya tiene el sartén por el mango. 

SC: Seguro que hace una fiesta, como hizo Carlitos Valenciaga cuando el Fifo estaba jodío.

PT: Un hombre que se decía mi amigo… yo me pregunto: si él sabe que esto es una injusticia, ¿cómo puede aceptar el cargo así, tan tranquilamente?

SC: Porque es del Partido, Pelayo. Porque es del Partido. Tú más que nadie sabe cómo es la política de cuadros. ¡Tuvo que aceptar! Si no, le quitan el carné.

PT: Y los viajes… coño, Siro, ¡yo no dije nada!

SC: ¡Judas! Ese Oscarito…

PT: En honor a la verdad debo decir que desde que sacaron a Lázaro Barredo, él andaba detrás de ese puesto. Coño Siro, y pensar que todo fue porque no publiqué el discurso de Machado Ventura.

SC: ¿Cuál de ellos? 

PT: El de la Gala por la Revolución Socialista de Octubre.

SC: Pero… ¿por eso fue? Pero si hubo otros diarios que tampoco la publicaron.

PT: A todos le pasarán la cuchilla. Supongo, pero bueno, sí, fue por eso. Pero el ejemplo siempre empieza por casa.

SC: ¿Ah sí?

PT: La cosa está mala, Siro; muy mala. Oye, ¿tú sabes si Oncuba publicó ese discurso? No vaya a ser que se chapeen a Oncuba.

SC: Pobre Hugo Cancio… ¡mi amigo! Pero, Pelayo, dime, porque para eso he venido, para preguntarte… en fin, pregunto: ¿no piensas apelar?

PT: ¿Dónde, Siro? ¿Dónde voy a apelar? ¿No ves que esto ya es “la máxima instancia”? De aquí pa´ arriba no hay más nada. Estamos hablando de “el Yate”. El último piso.

SC: No sé, compadre, yo pudiera hablar con Paquito. Él es amigo de Mariela Castro, y Mariela es hija de Raúl. Va y por ahí…

PT: ¡Coño, Siro! ¡No seas ingenuo, compadre! ¡Fue Díaz-Canel quien me mandó a matar! Seguro que Machadito le dio cuerda.

SC: Bueno, ya si son dos contra uno la cosa cambia… pero yo insisto: debes apelar al Órgano de Justicia Laboral de Base, a través del Sindicato.

PT: Siro, Siro, bien se ve que trabajas en un órgano independiente. Contra el Comité Central, no hay OJLB ni Sindicato que valga, compadre. Coño, compadre, … ¡todo esto me duele tanto! Pensar que di mi vida ahí; tanto que ayudé a esos jóvenes periodistas, tanto que luché por cambiar sus condiciones, para que así, de golpe y porrazo…

SC:… de un plumazo.

PT:… sí, … en fin, para que de sopetón vengan y me la apliquen… bien que lo dice el refrán: Cría cuervos y te sacarán los ojos.

SC: Coño, Pelayo, me consta de tu dedicación… tu esfuerzo; pero mira, si de algo te sirve, piensa que te equivocaste, piensa en la zafra del 70´. Si Fidel se equivocó, ¡tú también puedes equivocarte! Si no quieren que Silvio toque en los barrios… ¿¡qué tú puedes esperar!? Dime, ¡abre esos ojos, compadre! que los tienes grandes por gusto.

PT: Ay, Fidel, ¡¿por qué te nos fuiste, Fidel!?

SC: ¡Lo más grande de la vida!

PT: Espérate, Siro, que me toca… 

“Compañera, buenas noches, ¿tiene Clordiazepóxido? ¿Eh? ¿Cómo? ¿Que no hay? ¿Faltante? Pero… ¿y esa escasez de medicamentos? Oiga, ¡cómo que lea el Granma! ¡¿Cómo Usted me va a mandar a mi a leer el Granma!? ¿¡Usted no me conoce!? ¡Yo soy Pelayo Terry Cuervo! ¡El Director del Granma! 

SC: Eras, eras, ya no eres…

PT: Mira, Siro, vamos echando de aquí, que no hay Clordiazepóxido. ¡Coño! ¡Qué mal día he tenido hoy, compadre! Mierda… ¡ni clordiazepóxido hay! Dime, Siro, dime, ¿qué le digo a mi mujer? ¿eh? ¿qué le digo ahora?

SC: Llévale el Granma, Pelayo. Llévale el Granma. Seguro habrá alguna noticia que la ponga contenta; o varias, y se le olvida lo que tiene, o se entretiene. Hazme caso, que yo sí que le sé a esto. Hazme caso.

Commentarios

Commentarios

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Written by Siro Cuartel

Siro Cuartel

Siro Cuartel

Periodista graduado en la FCOM en la Habana y con varios doctorados en USA e Inglaterra. Ha ofrecido conferencias en más de 80 paises acerca de la importancia del humor en el periodismo diario. 45 años de edad, en estos momentos tras su más último divorcio se encuentra viviendo en unos trailers que quedan por Allapatah, en el NW de Miami. Cualquier donación es bien recibida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nota Editorial de El Lumpen

Iroel Sanchez Director Granma

Iroel Sánchez será el nuevo Director del diario Granma