, , ,

Eliécer Ávila vuelve a la UCI, pero como mochilero de Comunales

Bazooka en mano, Eliécer dijo que “iba a acabar con todas las cucarachas, plagas y vectores que han aparecido en el lugar.”

Eliécer Ávila volvió a la UCI, pero esta vez no con una trompeta en la mano, como se coló en el Latino cuando la visita de Obama, si no apertrechado de un carné de comunales, uniforme de lucha contra vectores y una bazooka – o mochila – con su suficiente gasolina como “para no dejar rata con cabeza,” según las palabras del garangao que custodiaba la entrada al centro.

Yo no iba a dejarlo entrar, pero vino así vestido, me dijo que estaba en Comunales, y esto es una tarea de primer orden; evitar la propagación del mosquito aedes aegypti y la transmisión de enfermedades,” dijo el custodio.

Según testimonios, el primer edificio en el cual Eliécer echó a andar su bazooka, fue en el Rectorado.

Algo está mal en su actitud; debió avisarnos antes, pero ya entiendo que esta es la política, aparecerse sin avisar y tomar decisiones inconsultas,” dijo la Rectora quien a pesar del exabrupto confesó estar muy contenta por ver a Eliécer incorporado a una de las tareas de la Revolución.

La Rectora dijo que apenas el humo entró por la hendija de la primera puerta, enseguida comenzaron a salir “algunas cucarachas”.

Lo que sí creo que empleó demasiado tiempo en el edificio. Eso parecía que en vez de estar fumigando, que estaba cogiendo candela, como Bayamo,” explicó la Rectora.

Después de permanecer allí el tiempo requerido, Eliécer se encaminó por la plaza de las Columnas hacia otro edificio, donde según sus palabras “estaban los peores especímenes.

Vine a hacer un trabajo de saneamiento; limpiar de plagas y vectores este lugar,” dijo el hijo ilustre del Yarey de Vázquez, localidad bien adentro de Puerto Padre, en la lejana provincia de Las Tunas, momentos antes de entrar al edificio.

“Lo vi, y recordé la película Unforgiven. Parecía Clint Eastwood en la puerta del Bar,” dijo uno de los presentes en el lugar. que salió como bola por tronera apenas Eliécer echó a andar la bazooka.

A gritos de “Eliécer fumiga, no nos dejes ni una hormiga” varios alumnos de la Universidad de Ciencias Informáticas alentaban al joven a seguir en su magna tarea, pero tras cinco horas de trabajo, Eliécer dijo tener el brazo cansado.

“Soy un ser humano, uno se agota fisícamente, pero sin dudas no pienso cansarme de seguir haciendo esto, pues es lo que creo, y a lo cual dedicaré mis fuerzas,” explicó momentos antes de marcharse, esta vez sin ser “expulsado.”

Commentarios

Commentarios

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Written by Siro Cuartel

Siro Cuartel

Siro Cuartel

Periodista graduado en la FCOM en la Habana y con varios doctorados en USA e Inglaterra. Ha ofrecido conferencias en más de 80 paises acerca de la importancia del humor en el periodismo diario. 45 años de edad, en estos momentos tras su más último divorcio se encuentra viviendo en unos trailers que quedan por Allapatah, en el NW de Miami. Cualquier donación es bien recibida.

ETECSA lanza promoción de recargas en saludo al 26 de Julio

yomil y el dany con abel prieto

Abel Prieto contento tras gira de Yomil y el Dany por Europa