, , ,

¡Cadenaman reaparece! Trabaja ahora en los Micosuki

El joven se desempeña como domador-encantador de cocodrilos

¡Cadenaman reaparece! Trabaja ahora en los Micosuki
¡Cadenaman reaparece! Trabaja ahora en los Micosuki

El joven cubano Lázaro Martínez, o como popularmente se le conoce a esta estrella de las redes sociales, “Cadenaman”, reapareció tras varios meses de ausencia, aunque no promocionando cadenas, si no trabajando en los Micosuki de Miami como domador-encantador de cocodrilos.

Lázaro, dijo a DDR que después de que la joyería “Lagrimal” le diera la mala, pasó momentos muy duros, tan duros o peores como el día en que fue asaltado en Hialeah.

“Lo perdí todo”, dijo Cadenaman a las cámaras de DDR.

“Las tres compañías de limpieza que tenía… todo.  ¡Todo se derrumbó dentro de mi,” confesó entre sollozos, y contó una historia terrible: se convirtió adicto al BubiTrap.

“Conocí una muchacha… no puedo contrar, es tan doloroso lo que me sucedió,” dijo entre lágrimas.

“Posteriormente, fui perdiendo los clientes uno por uno; luego se me fueron las empleadas que tenía, al extremo que yo mismo tuve que ponerme a limpiar el efficency donde vivo. Todo, se evaporó. Hasta la fama.

“La chica del BubiTrap, me dio 3 patás. Yo aenas pude conservar unos palos y unas colchas de trapear, medio saco de detergente y 4 pomos de windex, todo eso recogido entre mis 3 compañías, así que por unos dias tiré unas horas en el Car Wash de la 8 y la 74th del SW, y almorzaba gracias a la bondad de Sonia´s Seafood, que como está al lado me daba para que me alimentara. “

“Hasta los de MaxxYes se desaparecieron; después que me hicieron decir toda aquella sarta de mentiras en Youtube,” explicó Lazarito.

Argumentó, sin embargo, que a pesar de eso, “lo que sucede conviene.”

“Conseguí este trabajito en los Mico, con los indios. Estaba tan flaco – más aún – que la gente no me reconocía, y el que me conoció, Dennis Machete, me dijo: “¡estás que ni para los cocodrilos!” Entonces, me acordé que a mi en Cuba no me comió el león, y eché pa´ acá.

“¡Gracias Machete, por la luz que me diste!,” exclamó jubiloso Cademan.

Las cadenas también las conservé, es mi signo identitario, pero la verdad es que no me las quito, no porque no quiera, si no porque me las cerraron en el cuello, y no tengo manera de zafármelas. ¡Esto da grima!,” argumentó.

Sin embargo, dijo, que le resultan provechosas en su nuevo empleo, porque los dos cocodrilos que han intentado morderle la cabeza y tragárselo se han partido varios dientes.

“¡Y la gente que decía que estas cadenas eran de fantasía!, pero ya me acostumbré, cada vez que le meto la cabeza al cocodrilo, los billetes de a $20.00 llueven desde las gradas,” exclamó.

“La primera vez que vi esa cantidad de dinero cayendo al suelo, respiré profundo y me dije: “Lázarito, no era mentira. En la yuma, el dinero cae del cielo!”, relató antes de entrar a la jaula, donde otra vez tuvo que meter la cabeza dentro de las fauces del reptil.

“¡No hay de otra periodista!,” dijo finalmente mientras extendia temerario uno de los dos brazos con que supuestamente debería aguantarle la mandíbula al saurio.

Commentarios

Commentarios

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Written by Siro Cuartel

Siro Cuartel

Siro Cuartel

Periodista graduado en la FCOM en la Habana y con varios doctorados en USA e Inglaterra. Ha ofrecido conferencias en más de 80 paises acerca de la importancia del humor en el periodismo diario. 45 años de edad, en estos momentos tras su más último divorcio se encuentra viviendo en unos trailers que quedan por Allapatah, en el NW de Miami. Cualquier donación es bien recibida.

Victor Mesa gestionó el visado de Yomil y El Dany para Europa

Mario Vallejo visita en la Habana a Sucelys Morfa, la psicóloga de Panamá