Karla María Pérez pasa su primera noche en Costa Rica viendo una película

0

La joven estudiante de periodismo Karla María Pérez González, quien fuera expulsada recientemente de la Universidad Central de Las Villas “Marta Abreu”, en Cuba, llegó ayer a Costa Rica, y en vez de estar dándole declaraciones a los medios disfrutó su llegada viendo su película favorita varias veces.

El filme “Escape de Alcatraz”, una cinta que dijo “tiene una muy lejana semejanza con mi vida” fue visto toda noche en la casa a la cual llegó Karla, quien se asombró – dijo – que por la noche no se fuera la luz.

“Estuvimos hasta tarde hablando de la película, viéndola; yo la he visto muchas veces, como 20. No es que la vi 20 veces anoche, pero sí la repasé, y tuve que explicársela a ellos, porque no la entienden bien,” relató la joven.

Karla también estuvo por el mercado, donde pudo constatar los precios de las mercancías, los que definió como “brutales”.

“¡Son un abuso esos precios,” dijo la joven quien más tarde cenó en un restaurante italiano “chic” en la capital de Costa Rica, San José.

“Me comí un plato de pasta. Bueno, uno no, como tres. ¡Esto sí son spaghettis, no lo que dan en el comedor de esa “Marta Abreu”! Además, con queso parmesano. Estoy de gouda y requesón hasta el moño,” contó la joven.

“También estuve en la Universidad. ¡Pude matricular y hacer todos los trámites en un mismo día!,” relató asombrada la joven cienfueguera quien dijo que incluso, le entregaron un carné plasticado y todo.

Además, según contó a DDR, “aprovechó la estancia para llegarse a un laboratorio de computación y solicitar “Tiempo de Máquina”.

“Me miraron como un bicho raro, como si estuviera pidiendo algo inexistente,” explicó.

Karla dijo que espera aprovechar todo el tiempo de la pasantía en la Universidad tica y aprender todo lo que pueda aprender para cuando regrese a Cuba aplicar lo aprendido, y cambiar “todo lo que deba ser cambiado.”

“Si me dejan,” dijo en un suspiro.

“Si no, aprovecharé y engordaré unas libritas que buena falta me hace; no me estresaré con el transporte para llegar a tiempo a clases, y disfrutaré de otras maravillas de esta tierra fabulosa que me ha acogido como si fuera una hija más,” relató finalmente la joven quien vivió días de verdadera zozobra en su ciudad natal, Cienfuegos, en el centro de la isla de Cuba.

Commentarios

Commentarios

Dejar respuesta