Hayla María Mompié: “Ese Nelson Rubio quiere coger conmigo el Emmy que no pudo coger con Pedro Castillo.”

0
Haila María Mompié:
Haila María Mompié: "Ese Nelson Rubio quiere coger conmigo el Emmy que no pudo coger con Pedro Castillo."

Después de dos días infructuosos tratando de lograr que Yusnaby Pérez me recibiera en la ciudad de Miami, tuve que regresar a la Habana.

¡Qué jodedera! Lo más que pude conseguir de ese muchacho es ver si la semana que viene puede recibirme.

Delante de mi se negó repetidas veces a dejarse entrevistar. Incluso le propuse que él me entrevistara a mi. Tampoco quiso. Solo daba excusas… y yo, debo decirlo: no estoy acostumbrado a que me rechacen.

Él preocupado “por mi identidad”…. ¡di tú! ¡Qué cosas! con la cantidad de caretas que hay en ese Miami. Donde quiera: en un Walmart, en un Family Dollar, en un canal de televisión.

En fín, regresé a Cuba y apenas se abrió la puerta del avión, me entró a mi celular un mensaje que decía:

“Siro ven, te necesito. Me quieren joder. Tu ovejita.”

Y firmado: Hayla María Mompié.

Así que, luego de ser despojado muy justicieramente de todo el exceso de equipaje por los queridos compañeros de la Aduana General de la República enfilé por todo Boyeros, luego 26, hice una izquierda en 23, subí luego a 25 y ahí, justo antes de llegar al Puente de Almendares, ya oía sus gritos desde la calle.

Carlitos Varela, que vive cerquita me hacía señas desde su balcón como si quisiera saltar de él. Vaya, que eran unos gritos bien cubanos.

Dejé a Carlitos, subí, toqué en el apartamento de Hayla; me abrió la puerta y me hizo señas para que pasara.

Debo ser sincero… ¡jamás la había visto tan molesta!

<< ¡Pero qué cosa más grande tú!>>, decía por teléfono.

<<Pero… ¿quién es esa mujer? ¿De Candelaria? ¿Pinareña? Pero Edith…sí, sí, ya está aquí (me hizo una mueca y me tiro un semibeso) tú sabes que él es lo máximo. Sí yo sé que él fue el que te salvó cuando lo de David Calzado. Ay Edith…. ¡estoy tan arrebatada!>>

Así estuvo Hayla conversando como cinco minutos más en los cuales, por supuesto, como una auténtica cubanaza, no faltó su(s) mala(s) palabra(s). Finalmente se me sentó al lado, me abrazó y me dijo:

“Siro, ¡ayúdame! ¡Tú eres mi única esperanza!”

Siro Cuartel: A ver mi vida – dije para apaciguarla – ¿qué sucedió?

HMP: Coño Siri, una tipa que se burló de mí, en la televisión de Miami. Una tal Lenia Díaz que dice ser cantante ¿no te enteraste? ¡tú estabas en Miami! ¿Tú no ves la televisión allá?

SC: Certo che la vedo. Sai, Lenia, é una ragazza che parla beníssimo l´italiano. 

HMP: ¿Eh?

SC: Ascolta Hayla, questa Lenia…¡¡ é brava!! E parla meglio l´italiano dallo spagnolo.

HMP: Ay Siro no jodas tú con eso. Cómo esa mujer va a hablar mejor el italiano si salió de Cuba el otro día. Esa lo que es otra tirapeo igual que las que van pa´ Italia y en 2 años se creen más italianas que Gina Lollobrigida. ¡Y háblame en español!

SC: Va bene, … digo, está bien. 

HMP: . ¡Me dijo descarada! Pero… ¡yo no me le quedé callada! ¡Lo que le puse fue coquito con mortadella!

SC: Certo certo… digo, verdad. Bueno, eso fue lo que me pareció escuchar.

HMP: ¡Coj…. qué yo soy La Diva de Cuba, la Diva del pueblo!

SC: ¡Igual que la Libreta de Abastecimiento! Esa sí que…

HMP: No mijo no. Mira Siro… si tú encuentras una que sea como yo…

SC: Tienes razón… oye, ¿y en dónde salió eso? ¿En qué canal? ¿En qué programa?

HMP: En el 41 de Miami, en Arrebatados.

SC:¡Alabaooooooooooooooooo! ¡Bendito sea El Señor, y la Virgen nos coja confesados! ¿Con Maria Laria?

HMP: Sí, y con tres personas más. Coño Siro… sabes, no me molestó tanto lo que me dijo Lenia esa como lo que me dijo uno que estaba ahí en el programa. Un amigo de los años. Un hombre que me sentó hasta en sus piernas un día. Un hombre al que yo le ofrecí mi pecho. Un hombre que más que un amigo era como un hermano. No sé si lo conoces, Nelson Rubio.

SC: Me suena… ¿ese no fue el que hizo 5000 horas de trabajo voluntario en aquella Mia 1450Am?

HMP: ¡Ese mismo! Bueno a ver, qué no fue el único revolucionario que hizo sábados y domingos rojos ahí.

SC: ¡Y de gratis!

HMP: Sí sí, nunca le pagaron. Y ahora a dárselas de bacán y bocón conmigo. ¡Qué no me joda! ¿Por qué no fue a discutir al dueño de eso que lo estafó? Al tal Pedro no se qué.

SC: Castillo… ¡ese sí que era un caballo! aunque ladrón como él solo. Pero Hayla, Nelson era la estrella ahí en esa Radio. Bueno, después de Mercy Álvarez, de Salvador, y de Tony Calatayud. Ah, y de Hilda Rabilero.

HMP: ¿Estrella Nelson? ¿Fugaz no? No jodas Siro, si él lo que quería era coger un Emmy. Y mira, el Emmy que no cogió ahí, conmigo si que no lo va a coger ahora en el Arrebatados ese.  Ay coño si lo cojooooooooo. 

SC: Cálmate Hayla, cálmate…

HMP: No, y también estaba ahí Yohandi Castañeda. Joder macho, ¿cómo ese tipo con esa voz de boniato atarugao está ahí?

SC: Porque es un firme baluarte anticastrista.

HMP: ¿Ahora no? Porque en la Universidad… mira, mejor me callo que luego quemo a mis fuentes de la FCOM.

SC: Entonces, ¿entre esos dos te acribillaron?

HMP: No Siro, también estaba una ahí… tú debes conocerla. Una que se encueró en Facebook hace poco.

SC: ¿Eh? ¿Cómo es eso? ¿Y Zucky permitió ese relajito?

HMP: Bueno no, más bien lo que hizo fue enseñar una teta. Digo, si a eso que tiene se le puede llamar “teta” ¡Tetas tengo yo!

SC: Sí, sí, me consta…

HMP: Y como especulaba con la foto de la dichosa teta. Que si no podían quitársela, que si no se qué y no sé qué más. Hasta que PUM!! Y la jodieron. Especuladora.

SC: Queriendo impresionar…

HMP: Esa especuladera conmigo no vale. Mira Siro, ahora cuando ya empiecen a funcionar los servidores de Google acá, un día ven, que vamos a poner esos tres nombres y sumar las búsquedas, y compáralas conmigo. ¡Yo sola estoy más en Google que todos ellos juntos! Yo sola tengo más fans y seguidores que ellos tres.

SC: ¡Y que la tal Lenia esa!

HMP: Certo, certo.

SC: ¡Y que María Laria también!

HMP: ¡Yo sí soy La Diva de Cuba! La del pueblo…

SC: ¿Y entonces? Coño Hayla, pero sí tú estás en talla. ¿De qué te quejas? Te veo que a cada uno le sabes algo. ¡De verdad que eres lo máximo!

HMP: Tienes razón. Ay Siro… ¡qué fuera de nosotros sin ti! Bien que hice en hacerle caso a mi amiga Edith Massola… esas cosas que tú me dices… cómo lo dices. Esa fuerza que me das…

SC: Vamos Hayla… que me ruborizo.

HMP: Dime… “ovejita”, dale… 

SC: Eres lo máximo “ovejita”

HMP: Uyyyyyyyy. Oye Siri, ¿recuerdas lo que te dije? Que si encuentras una que sea como yo…

SC: La empujo, la empujo… la empujo.

Commentarios

Commentarios